lunes, 25 de septiembre de 2017

Limón y coco, un bocado de felicidad…


Estos bocaditos tienen su base en una receta de torta “chiffón”. Como saben, nunca me conformo con lo tradicional, y me cuesta seguir recetas al pie de la letra, así que decidí innovar y el resultado fueron estos trocitos de felicidad plena, a los que nadie se pudo resistir.

Cómo los hice?....muuuy fácil: mezclé 5 huevos con 1 y ½ tazas de azúcar. A eso le agregué ½ taza de aceite neutro (pueden usar de girasol o de coco), ½ taza de jugo de limón, ralladura de 2 limones, ¾ tazas de harina, ½ tza de coco rallado y 1 cdita. de polvo leudante. Incorporé todo con batidor de mano, lo volqué en una placa lubricada y enharinada y lo cociné en horno medio por unos 35 minutos, hasta que se puso firme. Ojo por que tiende a dorarse mucho por el azúcar, si es necesario a mitad de cocción le bajan el fuego o lo tapan con aluminio. Antes de cortarlo lo dejé enfriar bien, y lo conservé en heladera.


miércoles, 19 de julio de 2017

Pan a la sartén, sin levadura, sin horno, sin amasado, un sueño hecho realidad

Mil veces me crucé con gente que me dice que le encantaría hacer pan casero, pero que nunca amasaron, o no saben cómo usar levadura, o que, simlpemente, no tienen tiempo. Bueno, hace unos días hice una prueba y superé ampliamente mis expectativas, y les aseguro que cuando les pase la fórmula unos cuantos van a ver su sueño cumplido. Ya sabemos que en muchos lugares del mundo, en especial en Medio Oriente, es típico encontrar panes chatos ideales para sandwich: pan árabe, pan pita, naan, lavash, etc…El tema es que algunos de ellos requieren cierta “pericia” para que el resultado sea bueno. Entonces, después de pasear mis pensamientos por todas esas recetas, volví a un principio básico, cuanto más simple, mejor. Así que mezclé 3 cdas. de harina integral con 3 cdas. de harina común, 1 cdita. de polvo leudante y 1 cdita. de sal. Hice un hueco en el centro y agregué 3 cdas. de aceite de girasol y agua tibia hasta tomar una masa blanda que no se me pegoteó en las manos. La dividí en dos bollitos de unos 85 grs. cada uno y dejé descansar por 5 minutos (sí!, solo 5 minutos). Estiré cada bollito con el palo de amasar (usé harina extra para que no se pegue) de medio cm aproximadamente y los cociné en una sartén con fuego medio, unos 3 a 4 minutos de cada lado, hasta que se doraron levemente. Para cortarlos les sugiero usar un buen cuchillo de pan bien afilado, porque casi no tienen miga y se pueden romper.

Yo me hice este increíble sandwich de brócoli con “pseudo” queso de papa…Ustedes vayan pensando rellenos y les juro que antes de que terminen de decidirse van a tener listos unos cuantos panes…



martes, 4 de julio de 2017

Brownies con crema de maní...

Siempre digo que no hay nada más placentero para mí que innovar en la cocina, los días de laboratorio son los mejores, y más cuando las pruebas salen bien en el primer intento. Solo con un par de agregados sobre la receta original de brownies logré algo realmente increíble y mucho más simple de lo que creen.
Para la masa del brownie derretí 100 grs de manteca con 150 grs de chocolate para taza y 50 cc de aceite de girasol. Cuando se fundió bien agregué 400 grs de azúcar, 4 huevos y 140 grs de harina mezclada con 1 cda. colmada de cacao amargo y 1 cita de polvo leudante (todo en ese orden: huevos, azùcar, secos). Finalmente le incorporé 100 grs de maní tostado picado. Volqué la mezcla en una placa enmantecada y enharinada y le fui poniendo, de a cucharadas, sobre la superficie, la crema (o mantequilla, como le quieran llamar) de maní. Con un palillo le dí unas vueltas para lograr el efecto marmolado y lo cociné en horno medio por 20 minutos.
No es necesario aclarar que la combinación de chocolate y maní es deliciosa, pero no abusen de la cantidad de crema que usan, con unos 200 grs va a ser más que suficiente, si ponen más corren el riesgo de que algo falle.



Nota: la crema de maní la pueden comprar o hacerla en casa. Yo simplemente procesé manì tostado, sin sal, hasta que se formó una crema.

viernes, 21 de abril de 2017

Torta de queso y leche de coco

Buenas, buenas...tanto tiempo!...pido perdón por el abandono, tuve unos meses de revolución en mi vida, pero de esas que sirven para crecer y apostar a más, así que, feliz! 
Estoy de vuelta con una receta súper tentadora, deliciosa y muy fácil: torta de queso con leche de coco. No es el clásico "cheesecake", porque no tiene masa de base, no lleva leche condensada, ni crema, ni fécula, solo queso, azúcar, huevos y mi agregado personal de leche de coco. Y les juro que realmente no necesita nada más..ah! y es apta para celíacos...qué más quieren?
Manos a la obra...
Antes de empezar te digo que podés usar queso crema, el más firme que consigas, o ricota. Si usás ricota, como hice yo, procesala hasta que quede sin grumos. Porqué usé ricota? porque nos encanta su sabor!, y además es muuuucho más económica. 
Ahora sí, poné 1 kg de queso en un bol, agregá 330 grs de azúcar, ralladura de 1 limón y un chorrito de esencia de vainilla. Batí o mixeá hasta integrar bien. Incorporá 3 claras y 1 huevo entero, y volvé a integrar. Para terminar sumale 200 cc de leche de coco. Si no tenés leche de coco a mano, podés reemplazarla por 1 yogur, aunque el sabor final no sea el mismo, igual te va a quedar genial.
Volcá la mezcla en un molde lubricado con aceite o manteca y cociná en horno medio a bajo, unos 160 °, por 50´ a 1 hora. Vas a ver que se infla un poco, y se dora apenas. Va a estar lista cuando toques el centro, esté firme y no te quede queso pegoteado en el dedo. Apagá el horno y dejala unos 15 minutos adentro. Sacala y dejala enfriar antes de guardar en heladera.
Se puede freezar, aunque no creo que te queden muchos restos como para guardar...



                                      

martes, 7 de febrero de 2017

Bocaditos de acelga, sin huevo, sin tacc, sin fritura y con muuucho sabor!

La semana pasada publiqué una foto de unos bocaditos de acelga, muy similares a los clásicos buñuelos, pero sin huevo, sin tacc y sin fritura. Muchos me pidieron la receta, y  no les voy a mentir, es la misma que usé para las hamburguesas de ve verdura y yamaní, vean este enlace: http://patoentusalsa.blogspot.com.ar/2016/02/hamburguesas-de-verdura-con-solo-dos.html

Vuelvo a decir lo mismo, son muy fáciles, solo llevan dos ingredientes y el resultado es increíble. No dejen de hacerlos, me lo van a agradecer...





lunes, 23 de enero de 2017

Torta de zapallo y coco, versión II



No pude con mi ansiedad y al día siguiente en que compartí la receta de la torta de zapallo y coco, hice la prueba con los cambios planeados, el resultado? INCREIBLE! No solo hice algunos reemplazos sino que modifiqué y simplifiqué la preparación. Paso a contarles…
Primero licué los 400 grs de zapallo cocido con 1 taza de aceite, ½ taza de agua, 1 y 1/3 tazas de azúcar de mascabo,  ralladura de 2 naranjas, y un chorrito de vainilla. A ese licuado (que va a quedar bastante líquido) le agregué 3 tazas de harina integral, ½ cda de canela, 50 grs de nueces picadas y 100 grs de coco rallado. Incorporé todo, lo volqué en un molde lubricado y cociné en horno medio por unos 40 minutos.  Atención, no te asustes si la mezcla queda bastante densa, está bien, la vas a tener que poner de a cucharadas en el molde, es muy similar a la textura de una mezcla de budín.

Ahora a disfrutar!