miércoles, 8 de agosto de 2018

"Falso porridge" de manzana y semillas

El porridge es una preparación clásica de orige Celta, que tiene mil versiones, pero hay un denominador común entre todas ellas: su base es la avena. Es muy usual comerlo al desayuno acompañado por frutas o granola, y realmente es muuuy rico. A muchos, como a mí, la avena nos cae un poco pesada, o nos cuesta digerirla, así que varias veces busqué la forma de reemplazarla, y hoy les cuento mi mejor versión de “falso porridge”. Es a base de manzana, no lleva cereales (es libre de glúten) ni lácteos, así que todos lo podemos disfrutar.
Para empezar puse en remojo 1 cucharada de semillas de girasol por 1 hora. Aparte cociné unos minutos una mazana roja con piel. La podés pasar por agua hirviendo o en el microondas. Una vez que se ablandó un poco, la pelé y la mezclé con las semillas de girasol escurrridas y 1 cucharada de semillas de lino molidas. Endulcé con edulcorante (podés usar miel o azúcar de caña) y le agregué ralladura de limón y esencia de vainilla. Licué todo hasta obtener una textura cremosa y listo!. 
Te recomiendo dejarla reposar un rato en la heladera para que tome mjor cuerpo. Si te gusta tibio le podés dar un toque de calor al momento de consumirlo.
Yo solo lo espolvoreé con canela y no necesitó nada más.



lunes, 30 de julio de 2018

Crackers rápidas de lino: súper crocantes, sin horno y glutenfree


Siguiendo con la misma línea del pan que hice la semana pasada, sin gluten y sin horno, me la jugué por algo más tentador, y superé mis propias expectativas. Con solo 2 ingredientes, lino y agua,  hice unas crackers mega crocantes que no te puedo explicar con palabras lo buenas que están. 
Cómo? Muy fácil: mezclé 2 cucharas soperas de semillas de lino enteras con 2 cucharadas soperas de semillas de lino molidas a polvo. Cubrí con agua (el mismo volúmen y medio dedo más) y dejé reposar por 20 minutos. Pasado ese tiempolo mezclé y revisé que tuviera una textura chirle, tipo mayonesa o algo untable (si es necesario se agrega un poco más de agua). En una sartén antiadherente puse una gotita de aceite y extendí la mezcla formando una capa bien finita. Con el fuego a mínimo la dejé cocinar hasta que estuvo seca y se desprendió de la sartén, la dí vuelta y dejé que termine de secarse, cuidando que no se queme. La retiré y la dejé enfriar. Es importante dejarla reposar unos minutos, porque en caliente no está crocante. 
Condimentos? Yo no lo puse, pero podés elegir alguna especia o hierba seca para darle tu toque personal.


miércoles, 18 de julio de 2018

Increíble pan a la minuta: 100% semillas, 0% glúten, 0% origen animal

Hoy vengo con un descubrimiento de esos taaan brillantes que te dan ganas de gritarlos a los cuatro vientos. Debo reconocer que la idea surgió por una receta ajena. Alguien publicó la foto de un “pan fit de semillas” y se veía muy tentador. No pude resistirme a esperar a que comprta la receta y traté de imitarla según lo que mis ojos podían captar. A simple vista se notaba que tenía huevo, y me dije: ¿por qué no reemplazar el huevo y hacer una versión apta para todos?, y así fue. La verdad es que con todas las restricciones alimentarias que la gente se impone, hoy por hoy, hacer una preparación libre de gluten y de ingredientes de origen animal nos ahorra muchas explicaciones y caras largas. Y si a eso le sumamos que no tenemos que amasar ni prender el horno, es el combo ideal.

Sin más preámbulos les cuento cómo lo hice. 

En un bol mezclé 6 cdas. de semillas de lino molidas, 1 cda. de semillas de lino enteras, 2 cdas de semillas de girasol, 1 cda. de semillas de sésamo, 1 cda. de semillas de chía, 2 cdas. de aceite de oliva y 2 pizcas de sal. A eso le agregué unos 125 cc de agua y lo dejé reposar 10 minutos. Pasado ese tiempo lo mezclé y le agregué unas gotas más de agua hasta que se formó una masa con consistencia de pasta densa (similar a un batido de budín). Lubriqué una sartén antiadherente y con la ayuda de una cuchara mojada extendí la masa hasta cubrir toda la superficie, dejándola de ½ cm de espesor aprox. Cociné a fuego mínimo hasta que estuvo levemente dorada, la dí vuelta y cociné del otro lado. Lo retiré de la sartén y lo corté al medio. Lo podés usar al instante o guardar en la heladera hasta 5 días y tostar un poco en el momento de consumirlo.


PD: Ah!...finalmente la otra persona compartió la receta y efectivamente tenía huevo.