domingo, 15 de abril de 2018

Torta húmeda de chocolate libre de gluten

Hace rato me habían hablado de la idea de hacer una torta sin gluten reemplazando la harina por alguna legumbre. Me sonó raro, pero me gustó el desafío y me puse a investigar. Después de ver varias recetas decidí hacer mi versión, el resultado? Buenísimo!, una torta súper fácil, muuuy rica, económica y por si fuera poco, apta para celíacos. Ya mismo les cuento cómo la hice.
Lavé y escurrí 1 lata de garbanzos (podés hervirlos vos, son 200 grs ya cocidos).Los puse en la procesadora con 1 banana, esencia de vainilla, la ralladura y el jugo de 1 naranja; procesé hasta que quedó una crema.
A eso le agregué 4 huevos uno a uno hasta que estuvieron bien integrados.
Después añadí 140 grs de azúcar mascabo (puede ser cualquier tipo), 100 grs de cacao amargo, 1 cdita de polvo leudante y volví a procesar hasta verlo todo bien integrado.
Volqué la preparación en un molde lubricado y lo cociné en horno medio, unos 30 minutos aproximadamente. Lo retiré y lo dejé enfriar bien antes de servir.


Podés agregarle frutas secas, maní, trocitos de chocolate o hacerla así simple que de por sí ya es una bomba!


Se conserva perfecto en la heladera hasta 1 semana.



lunes, 19 de febrero de 2018

Budín súper húmedo de dátiles y manzana. Libre de lácteos, huevos y azúcar.

Estamos en una época en que los dátiles suelen venir muuuy frescos y cremosos, así que hace unas semanas no me pude resistir y compré unos cuantos kilos. 
Otro día les hablaré sobre los beneficios y las muchas formas en que pueden usarse en la cocina. Hoy les cuento cómo hacer este budín súper simple, muuuy húmedo y con un sabor increíble.
Para empezar piqué 220 grs de dátiles sin carozo y los remojé con ¾ tazas de agua durante 2 horas. Aparte, en un bol mezclé 1 y ½ mazana rallada con 80 cc de aceite de neutro, los dátiles con toda su agua de remojo, ralladura de limón y naranja, un chorrito de esencia de vainilla. Por último incorporé 1 y ¾ tazas de harina (puede ser blanca o integral) con ½ cda. de polvo leudante. Volqué todoen una budinera y cociné en horno medio por 1 hora. 
Pueden agregarle frutos secos, chips de chocolate, o lo que se les ocurra para aportarle algo crocante.


Les recomiendo conservarlo en heladera y consumirlo fresquito porque se disfruta mucho más…



lunes, 27 de noviembre de 2017

"Cervecería Lopez", un clásico que se queda en el intento....

Hace tiempo que teníamos ganas de volver a un clásico del barrio, Cervecería Lopez. Lo conocí de chica, y pasé muchos años sin visitarlo, aunque según los comentarios ajenos, mantenía la excelente relación precio-calidad de siempre. Bueno, en mi opnión, no es así. Si bien los precios están dentro de la media, ningún plato se destacó y hubo varias cosas para el olvido durante a noche.
De entrada pedimos dos empanadas para probar, ambas de buen tamaño, pero tibias. La de carne cortada a cuchillo con relleno de “estofado”, y la de verdura con un sabor raro, indefinido y poco agradable.

Como principales unos canelones de ricota y nuez con salsa mixta, pollo y verdeo; y una brochette mixta con ensalada. La ensalada muy bien, fresca y para ser de guarnición, abundante. A la brochette no le saqué foto porque no la merecía.

                                 

                                   

Otra vez ambos platos tibios, y el pollo de la brochette completamente crudo, no jugoso, crudo!. Lo mandamos a cocinar y cuando llegó el pollo estaba bien pero el lomo era una suela de zapato. Mientras esperamos la cocción, los canelones se fueron enfriando, así que mandamos también a calentar una parte. Tardaron más de 15 minutos en traer el pedacito de canelón y llegó recalentado en el mismo plato, que, obviamente, estaba todo pegoteado. Impresentable.

                                   
Aún así decidimos probar un postre: flan casero. En general fue lo mejor de la noche, porción abundante, buen sabor, un poco dulce en exceso, y con la “telita” abajo que le deja un final raro, pero se puede disfrutar igual.

                                 

Tomamos un agua sin gas y una pinta de cerveza  tirada y gastamos entre tres $780. Ah!, pedimos cerveza negra y no había (se llama cervecería y no tienen variedad!).
No es caro, pero lo barato no compensa la mediocridad de lo que ofrecen.
No les paso data, porque yo no lo recomiendo.